Sunday, May 14, 2017

EN CUBA SER RICO ES MALO, (SALVO QUE SEA DE LA ÉLITE GOBERNANTE)

ICLEP-LUZ CAMAGÜEYANA: La satanización del nuevo rico.

Por: Cristina Isis Alfonso.Periodista ciudadana
Camagüey, 14 de mayo, 2017
Desde un tiempo a la fecha los cubanos hemos sido testigos de un aumento desproporcionado de la acción coercitiva del Estado, en contra de los pequeños empresarios, incluyendo registros y detenciones por parte de la policía. Pero lo más llamativo del asunto, lo es el hecho de que dichos emprendedores, son precisamente a los que mejor les esta yendo con sus negocios, casi todos dueños de prósperos restaurantes, que hacen palidecer de envidia a sus primos estatales, por su confort, elegancia, abultada oferta gastronómica y recreativa. La justificación para esta arremetida, es la misma que siempre se esgrime en estos casos: violaciones de las normas jurídicas, que rigen la actividad del cuentapropismo (palabra inventada por el régimen para no mencionar la correcta, que es empresa privada que al parecer es tabú) en el país, además de violaciones del código penal y del fisco.
Pero si analizamos con profundidad este fenómeno, nos percataremos de que detrás de la supuesta intención de imponer el orden y la legalidad, subyacen otras causas de carácter estratégico y político. Vayamos atrás en el tiempo, a finales de la década del 50 del pasado siglo; se desarrollaba una guerra civil en contra del régimen de Fulgencio Batista, como toda guerra se necesita de armas, parque, logística etc. y para todo lo anterior era necesario dinero, mucho dinero y la venta de bonos entre la población no era ni remotamente suficiente; entonces se recurrió a los ricos empresarios cubanos que no apoyaban a Batista, de hecho el más rico de todos, un multimillonario de apellido Lobo, dono importantes sumas de dinero a la causa fidelista. Una vez en el poder el nuevo gobierno dirigido por Castro, cae astutamente en la cuenta que, para perpetuarse en el sillón del poder, era necesario además de eliminar a sus adversarios reales o ficticios (el no cometería el error de Batista que lo liberó de prisión a los dos años y medio), quitarle el poder económico, no solo al sector acomodado de la sociedad, sino también al resto de la población, mediante la estatalización de toda la economía; esto aseguraría la dependencia absoluta del pueblo al Estado, es decir a él.
Volviendo a la actualidad vemos como esta estrategia permanece vigente, si se autorizó la actividad económica privada solo fue a regañadientes, para paliar de alguna manera el desempleo en aumento; pero el desarrollo de la empresa privada en la Isla es muy restringida, solo se permiten pequeños negocios, casi todos en el sector de los servicios y donde no se cuenta con el apoyo estatal necesario, no existe un mercado con precios mayoristas donde adquirir las materias primas e insumos, la ley laboral no protege a los empleados del sector privado, pues no está normado el tema de las ausencias por causa medica ni las vacaciones remuneradas, igualmente las madres no tienen derecho a circulo infantil, derechos estos reservados para los empleados estatales. Y el pequeño empresario que despunte demasiado como nuevo rico, tiene los días de prosperidad contados, ya se ha demostrado. Como diría el finado Hugo Chávez en una de sus rocambolescas intervenciones públicas: ¡ser rico es maaalo!
Resumiendo: en Cuba el régimen no quiere que las personas prosperen demasiado, eso los hace independientes y, la independencia económica conlleva a la independencia política; sino en los primeros de mayo seguirá disminuyendo la participación y no podrán mostrar al mundo el apoyo del pueblo a su desprestigiado gobierno; así que recuerden, en Cuba ¡SER RICO ES MAAALO!

No comments:

Post a Comment